Un perforador de chapa es un tipo de herramienta que se utiliza para hacer perforaciones en chapa, aunque también hay modelos que permiten trabajar con diferentes materiales.

El mecanismo de este tipo de aparato siempre es el mismo; con independencia del tipo de material que perfore, tendrá una palanca que se utilizará para hacer presión sobre un determinado cilindro afilado. La distancia que cubrirá el cilindro será de tan sólo unos pocos milímetros, aunque también se puede regular a centímetros.

Existen las perforadoras industriales, que son aquellos capacitadas para trabajos mucho más duros, con brazos más largos que las convencionales.

Hay que tener en cuenta que cuando se habla de chapa nos referimos a un tipo de material que, dependiendo de su composición, puede ser más o menos complicado de trabajar. Por ello, en el momento en el que se compra un perforador de chapa será muy importante investigar si será capaz de cumplir con su cometido, además de determinar que cumple con las medidas y tolerancias según normas ISO (europea) y PG (americana).

Si todavía no tienes muy claro que perforador de chapa comprar, nosotros podemos asesorarte.

54CH Perforador de chapa cuadrado. Hidráulico

Ver Producto

54C Perforador de chapa cuadrado. Mecánico

Ver Producto

54RH Perforador de chapa rectangular. Hidráulico

Ver Producto

Tipos de perforadores de chapa

No existen tipos cómo tal cuando hablamos de perforadores de chapa, pero si que podemos establecer algunas clasificaciones para que nos sea más fácil elegir el deseado.

  • Según su tamaño: Podemos encontrar perforadores de chapa con un tamaño que va desde los 30 mm hasta más de 100mm. Si el uso que le vamos a dar es particular y ocasional, con un modelo de entre 32-36mm es más que suficiente. Sin embargo, si el objetivo es comprar un modelo industrial, entonces es posible que tengamos que irnos a los 100mm o más.
  • Puntas de corte: Hay modelos con mayor cantidad de puntas de corte que otros; dependiendo del uso que le vayamos a dar, elegiremos en consecuencia.
  • Calidad: También podemos encontrar una tercera clasificación en base a su calidad. Los modelos de baja calidad tan sólo son recomendables en el caso de que no tengamos que hacer trabajos muy elaborados. Pero si compramos un modelo de baja calidad para trabajos avanzados podemos tener más de un problema. Si tenemos alguna duda sobre un modelo determinado, siempre podemos echar un vistazo a las opiniones antes de tomar una decisión.

Ten presente todos estos datos y podrás encontrar el perforador que necesitas.