Un tornillo de banco es un tipo de herramienta que se utiliza para conseguir una buena sujeción y maniobrabilidad a diferentes piezas para hacer con ellas ciertas operaciones mecánicas cómo puede ser perforado, aserrado, fresado, marcado, limado, etc. En España se conoce a esta herramienta cómo tornillo de banco carpintero, pero en países como Argentina o Uruguay recibe el nombre de morsa.

Se coloca en una mesa o banco de trabajo y se atornilla a la superficie del mismo (aunque también podría apoyarse en el suelo). Consta de dos quijadas (una de ellas estará fija, mientras que la otra se podrá regular con un tornillo). Cómo consiguen una alta presión para evitar que el objeto se pueda llegar a mover, si queremos evitar que se produzca cualquier deterioro en el mismo siempre podemos colocar mordazas blancas, que son un tipo de protección diseñadas en plomo o diferentes materiales.

Es una herramienta imprescindible para determinados trabajos, sobre todo para aquellos que se especialicen en la manipulación del material hierro.

El tornillo se usa para sujetar las piezas. Previamente está colocado en el banco; cuando queramos colocar la pieza tan sólo habrá que girar el tornillo y luego colocarla. Por ejemplo, la podremos cortar evitando que se mueva, y así obteniendo un corte liso y recto.

6010 - Tornillo de banco

Ver Producto

6700 - Tornillo de banco forjado

Ver Producto

Tornillo de banco

Ver Producto

Tipos de tornillo para banco de trabajo

Ya hemos visto lo importante que es esta herramienta. Antes de lanzarnos al mercado a comprar un tornillo de banco barato, es importante conocer los diferentes tipos que hay en el mercado:

Tornillos de banco

 Es el tipo de “morsa” más utilizado. Su objetivo principal es ofrecer sujeción y estabilidad a objetos grandes y con un peso considerable. Tienen la particularidad de que su base se fija firmemente al banco de trabajo.

Dentro de esta clasificación podemos encontrar 3 tipos a su vez:

  • Con base fija: Es el modelo más común y barato que encontraremos en el mercado. Su gran ventaja es que están disponibles en muchos tamaños.
  • Con base giratoria: Esta base tiene una cierta movilidad de giro hasta 180º, permitiéndonos conseguir así la mejor posición para el trabajo.
  • Con yunque: Los modelos con yunque se adosan a la parte superior. Son muy prácticas para hacer trabajos de martillado; por ejemplo, permiten aplanar o conseguir que cada pieza tenga la forma adecuada.

Tornillos de mesa

A diferencia del tipo anterior, este se clasifica por ser ligera y portátil. Se colocan en la base gracias a la ayuda de una abrazadera situada en la zona inferior de la herramienta. La pieza se sujeta mediante la presencia de unas mordazas con estrías, diseñadas para evitar el máximo deterioro posible.

Los tornillos de mesa están más bien reservados para piezas livianas, o bien pueden ser un sustituto temporal en el caso de que no tengamos un tornillo para banco de trabajo más robusto.

El precio de tornillo de banco suele ser más elevado que el de un tornillo de mesa.

Algunos modelos pueden incluir una base giratoria para que resulten más fáciles de usar.

Tornillos para caños o tubos

Son herramientas que están destinadas a sujetas piezas con forma redondas. Para lograr esta sujeción integran mordazas en forma de V; sujetan la pieza y la bloquean, evitando que se produzca el desplazamiento.

Podemos encontrarlas en 2 tipos: con sistema de sujeción mediante bisagras o mediante cadena.

Tornillos combinados

Son una combinación de un tornillo de banco de trabajo con un tornillo para caños o tubos. La base puede ser fija, o bien giratoria.

Piensa en el uso que le vas a dar a la herramienta y podrás elegir el mejor tipo de tornillo de banco.